La dirección de Protección Civil invita a la ciudadanía a conocer las  recomendaciones para esta temporada de calor, ya que las altas temperaturas pueden ocasionar golpe de calor o insolación.

 El golpe de calor es la elevación de la temperatura corporal por encima de lo normal, entre 39.4 y 40 grados centígrados durante periodos de 10 minutos, situación que puede provocar graves daños en el organismo dado que muchos órganos dejan de funcionar correctamente.

 Los síntomas pueden ser: mareo, confusión, sudoración excesiva al principio con posterior falta de secreción, enrojecimiento, sequedad en la piel, fiebre con temperatura corporal arriba de 39.4, desorientación, aceleración de ritmo cardiaco y latido débil, dolor de cabeza. En caso de presentar algunos de los síntomas anteriores se debe:

  • Colocar a la persona afectada en un sitio fresco o a la sombra.
  • Llamar al 911.
  • Desvestir a la persona y tratar de disminuir la temperatura con tela mojada o hielo en axilas, frente o ingle.
  • Mover a la persona a un lugar con aire acondicionado o ventilador.
  • Si presenta temperatura corporal mayor a los 40 grados, se deberá bañar con agua fría para bajar la temperatura hasta los 38 grados, y posterior ventilarlo para evitar hipotermia.

Para evitar golpe de calor o insolación es necesario beber muchos líquidos, evitar hacer ejercicio en horas de pleno calor, vestir ropa ligera y fresca, comer ligero y no beber alcohol ni irritantes, aclimatarse gradualmente al calor.